El llamado a reconectar con la Sensualidad

Hoy, más que nunca, conectar con la sensualidad se está convirtiendo en un llamado para muchas mujeres. Pero reconectar con la sensualidad también es algo que puede causar rechazo. 

Pero la razón de ese rechazo, es porque muchas personas siguen pensando que la sensualidad es algo que está al servicio del patriarcado, especialmente al servicio del hombre, desde un lugar objetivizado y cosificado.


Muchas mujeres hoy en día están sintiendo el llamado a la REAL sensualidad, que no tiene que ver con NADA ni NADIE, excepto ellas mismas.

La sensualidad, nuestra sensualidad, siempre ha implicado habitar nuestros cuerpos y sentirlos desde el total y completo placer, sin expectativas externas sobre cómo ser, cómo sentir, cómo verse, cómo estar.

El problema fue que el patriarcado la reclamó como suya.

Por eso es tan fácil sentir atracción y rechazo simultáneo por todo lo que implica nuestra sensualidad. Y por eso también tenemos un conflicto interno al sentirla, expresarla y demostrarla.

Las cosas están cambiando y por eso el llamado a reconectar con la sensualidad se está volviendo cada vez más poderoso. El patriarcado está perdiendo fuerza en el lugar más importante de todos: NUESTRO CUERPO.

El patriarcado está perdiendo terreno en el territorio más importante de todos: NUESTRO CUERPO.

Sensualidad es habitarse en placer. Es libertad máxima para sentirse y habitarse desde el placer. 

El placer de no tener que responderle a nadie.

El placer de estar aunque sea un minuto en absoluta aceptación.

El placer de darse tiempo y espacio para una misma.

El placer de comenzar a conocer todos los rincones del cuerpo.

El placer de dejar de permitirse ser en autenticidad.

El placer de dejar de presionarse hacia un ideal impuesto.

El placer de sentir placer.

EL placer de darse placer.

El placer de tomar soberanía de lo que una quiere ser y hacer.

El placer de poner límites para honrar al cuerpo.

Y así más y más.

Sensualidad. Habitarse en placer.

Cada persona puede hacer esto a su manera, pero sí o sí implica una relación cercana con el cuerpo.

Por eso amo la danza. La danza no es como aprenderse un texto y recitarlo de memoria.

La danza es comunicarse con cada célula. Es construir y construir caminos neuronales que nos permitan hacer una conexión mente cuerpo.

Mientras más construyo estos puentes y estos caminos, más me habito. 

Mientras más me habito, más posibilidades tengo de dialogar con qué siento, cómo siento, qué necesito y qué me hace feliz.

El movimiento es necesario en nuestra vida tanto como lo es el oxígeno. Nuestro cuerpo está construido para moverse.

La Inteligencia Suprema de nuestro cuerpo se activa en movimiento.

Cuando una persona descubre más y más su cuerpo y todos sus rincones. Mientras más íntima es la relación que tiene con su materia. La vida de esa persona comienza a cambiar para siempre.

Si no lo has hecho, te invito a mirar este video sobre Sensualidad:

Si esto te resuena, como palabras finales te puedo decir que: ¡Te invito a bailar!

Dedicado a tu cuerpo maravilloso.

Con amor sincero,

Marwa.

EL 22 de marzo comienza un nuevo ciclo de danza para mis cursos Principiantes e Intermedio. AQUÍ puedes ver toda la información.