Me siento desconectada de mi cuerpo. ¿Cómo puedo reconectar?

La sensación de estar desconectada del cuerpo cambia de persona a persona, pero en general es una sensación de “desarraigo”, de no estar en casa. Algunas personas sienten que sus cuerpos se anestesian, otras que sus cuerpos están cada vez más desajustados. Aquí vamos a ver cómo podemos volver a nuestro cuerpo de maneras prácticas y fáciles.


Hace años, yo supe que estaba desconectada de mi cuerpo cuando me pasaban cosas buenas/lindas, pero yo no sentía casi nada en mi corazón…Y de repente algo pasaba, como ver a un animalito o escuchar un sonido, y PAF, me ponía a llorar a mares.

Estaba desajustada. Desbordada. A veces sentía mucho, a veces no sentía nada…

Además, tenía a mi mente como dictadora de todos los otros sistemas. Por ejemplo, mi cuerpo me avisaba que quería ir al baño. Y mi mente decía “No, ahora estamos trabajando”. 

Otras veces, parchaba los verdaderos mensajes del cuerpo, con panaceas y “chupetes” metafóricos. Mi cuerpo me daba una señal. Yo la interpretaba como querer azúcar. EL azúcar produce una serie de respuestas hormonales, entonces mi cuerpo ahora ya tenía otras funciones que ejecutar, entonces la señal original se iba… temporalmente.

Y así… desconexión, o desajuste, o anestesia, o desborde. Somatización, simplificación y reduccionismo de las señales. Todo eso, es síntoma de estar desconectada del cuerpo.

AL CONTRARIO, cuando una está conectada con su cuerpo, pasan cosas como estas:

  • Después de comer unos pedazos de chocolate, una puede parar,  porque la señal de “ok, suficiente” es liberada y una – de hecho – la escucha y la siente y es evidente.
  • Una va al baño cuando necesita.
  • Una toma agua cuando necesita.
  • Una descansa los ojos, la mente, el cuerpo, cuando se necesita.
  • Una sabe cuando es necesaria una pausa.
  • Una sabe cuando es necesario levantarse y estirar la espalda.
  • Una diferencia la señal de ansiedad de la de hambre.
  • Una está conectada con sus ciclos.
  • Una está conectada con la brújula interna: el cuerpo es el hogar de la intuición. 
  • Una siente en las entrañas, o en el útero, cuando algo está mal o desalineado.
  • Una se mueve a un ritmo personal más que al ritmo de los demás (cuando se puede).
  • Una sabe si un alimento se digiere bien o mal y escucha al cuerpo cuando éste no puede digerir ciertas cosas, en vez de forzarlo a hacerlo y después enojarnos porque tenemos el vientre hinchado.
    .

Y así sucesivamente 🙂

Y ahora, te comparto estas prácticas maravillosas para conectar o conectar aún más con el cuerpo. Son fáciles, rápidas, las puede hacer cualquier persona y en cualquier momento del día. 
.

1 – Desarrolla la Intelingencia Kinésica
  • Movilidad gruesa.  Haz movimientos grandes:
    .
    – Círculos, figuras de ochos, cuadrados, Triángulos con tus brazos, uno, el otro, los dos. Y con las piernas, una, la otra, las dos (para hacerlo con las piernas puedes estar sentada o acostada).

    – Escribe tu nombre completo en el aire, con tus brazos y piernas. Igual que el ejercicio anterior.

    – Realiza cualquier deporte. Incluida la caminata.
    .
  • Movilidad fina. Movimientos detallados y pequeños:

    – Tejer
    – bordar
    – hacer joyas
    – pintar
    – Dibujar/pintar mandalas
    .
  • Auto masajes. Toma aceite de masajes o aceite de coco. Masajea tu cuerpo, siente tu piel, músculos, huesos, articulaciones, grasitas en todo tu cuerpo.

    – masaje de pies
    – masaje de piernas
    – masaje de cabeza
    – masaje de rostro
    – masaje de mamas
    – masaje abdominal
    – masaje de pelvis: caderas, glúteos, ingles, sacro, espalda baja, vientre bajo, vulva.
    .
2 – Desarrolla la Propiocepción
  • Siente y responde a TODOS los mensajes básicos del cuerpo:
    .
    – Sed
    – Hambre
    – Ansiedad
    – Ganas de ir al baño
    – Digestión
    – Cansancio de ojos
    – Necesidad de cambio de posición
    – Necesidad de movimiento, elongación, oxígeno, pausa.
    .
  • Desafía tu sentido de balance. Jugar con el balance es un buenísimo ejercicio de conexión corporal. Juega con posturas, cambios de peso. Para esto, danza, yoga, Tai Chi  y pilates son LO MEJOR. También hay varios deportes que desafían el balance.
    .
    – párate en un pie
    – párate en las medias puntas de los pies
    – aprende distintos saltos
    – mueve brazos y torso sin mover pies (enraízate)
    – Juega en el piso como si fueras un mono o un panda.
    – Juega de pie, como si fueras un mono o un panda o un gato (con cuidadooooo).
    .
  • Temperatura. Siente la temperatura de todo tu cuerpo y de partes de tu cuerpo. Siente si tienes calor, si tienes frío, si quisieras sentir más calor o más frío. También, siente la temperatura de algunas partes de tu cuerpo. 
    .
    – ¿Puedes sentir la temperatura de tu piel?
    – ¿De tu boca?
    – ¿De tus pies?
    – ¿De tu estómago/intestinos?
    – ¿De tus orejas?
    – ¿De tu nuca?
    – ¿De tu entrepierna?
    .
3 – Mindfullness del Cuerpo

Cierra los ojos y conecta con/siente intencionalmente:
.
– Tu Pulso.
– El movimiento completo de tu respiración.
– La temperatura del aire al inhalar y la temperatura del aire al exhalar.
– El tono muscular del entrecejo, párpados, mandíbula.
– Tu postura.
– Tus vértebras, cómo están… achatadas, elongadas, alineadas, desalineadas?
– Los 5 dedos de tus pies en contacto con el piso o con los zapatos.
.

¡Muy bien!

Querida, como verás, tienes un MONTÓN de material para conectar con tu cuerpo.

Y adivina qué: solamente leyendo, no se saca nada. ¡Hay que hacer!

Te mando un abrazo inmenso.

Con amor sincero,

Marwa.